PREGUNTAS FRECUENTES

Hay varios signos y síntomas que están suficientemente explicados en nuestra web, pero es importante subrayar que es su pediatra el que tiene que hacer una valoración completa, diagnosticar al bebé y descartar otras patologías que pudieran estar afectándole. De hecho, hay problemas, como por ejemplo las intolerancias alimenticias, que pueden provocar reflujo, afectar a su alimentación, y que deben ser controladas directamente por un pediatra.
Terapia Distal es una tratamiento no invasivo, perfectamente adaptado a la estructura de los bebés más pequeños y no entraña ningún riesgo para su salud. Al revés, es un tratamiento muy beneficioso para el bebé, tanto desde el punto de vista físico, como emocional.
Normalmente, desde la primera sesión se empiezan a notar resultados y la mayoría de bebés suelen necesitar solamente de dos a tres sesiones para solucionar su problema. Sin embargo, es necesario hacer una valoración individualizada completa del bebé para determinar su estado y sus necesidades. No todos los bebés reaccionan de igual forma al tratamiento, y es importante descartar que no haya otras patologías más graves que estén afectando al pequeño paciente. Es posible que sea necesario realizar más sesiones, siempre y cuando el paciente lo necesite, pero no suele ser así en la mayoría de los casos.
El tratamiento consiste en la realización de maniobras de masaje y terapias manuales basadas en la Osteopatía Infantil aplicada con criterios fisioterápicos. La duración de la sesión variará en función del estado de cada niño, pero suelen ser de 30 a 45 minutos, pudiendo prolongarse en aquellos casos más agudos.
Son problemas infantiles que están muy relacionados. Sin que exista un consenso claro sobre su origen, muchos pediatras achacan el origen de los cólicos al reflujo, y en general se piensa que los gases no ayudan, precisamente, a resolver este problema. Ya se sabe que el peor cuadro posible es el de “bebé estreñido con cólicos”. Por este motivo, Terapia Distal nos da herramientas para enfrentarnos a estos problemas, tanto si surgen individualmente, como si aparecen todas a la vez.
Sí. Aunque no sucede con todos los pacientes (y de hecho, la gran mayoría no pasa por esta situación), es posible que se dé un “efecto rebote” después de la primera sesión, que provoque que el bebé se encuentre peor. Sin embargo, este efecto es de corta duración y, en cualquier caso, en la siguiente sesión la mejoría suele ser sobresaliente.
En la Unidad del cólico del lactante podrá encontrar la red de centros y terapeutas certificados y autorizados para trabajar con Terapia Distal. Puede acudir a un centro o, si lo prefiere, su bebé puede recibir este tratamiento mediante el servicio de atención domiciliaria de la Unidad del cólico del lactante.
No, en estos casos el bebé tiene que ser valorado urgentemente por un médico ya que necesitará otro tipo de tratamiento que, lamentablemente, Terapia Distal no puede ofrecerle.
Sí, aunque Terapia Distal es un método que solamente puede ser desarrollado por profesionales certificados, existen ciertas maniobras que los padres pueden aprender y que les serán de mucha utilidad para ayudar a sus hijos. Pueden aprenderlas en nuestro cursillo para padres (meter link), aunque la forma más efectiva es durante la sesión con un profesional certificado, ya que podrá enseñarle alguna maniobra más adecuada para el estado de su bebé.
Terapia Distal es un tratamiento específico para cólico del lactante, el reflujo no patológico y el estreñimiento. Puede saber más sobre su origen en nuestra propia web. Aunque todavía no disponemos de los resultados de un estudio que avale los resultados conseguidos con Terapia Distal, nuestra experiencia exitosa tratando miles de casos desde 2009 en Clínica VASS avala los resultados que se pueden conseguir con Terapia Distal.